ECOTRACKERS ONLINE

ECOTRACKERS NETWORK, LUCHAMOS CONTRA LA EXTINCIÓN, LAS ENFERMEDADES Y LA EXPLOTACION EN ECUADOR, SUDAMERICA Y AMERICA LATINA, enseñado a proteger la diversidad biológica, cultural y entre personas, mediante la enseñanza sin muros ni fronteras, usando la Internet, los viajes, y la convivencia. ECOTRACKERS NETWORK, FIGHT AGAINST EXTINCTION, DISEASE AND EXPLOITATION, in ECUADOR, SOUTH AMERICA AND LATIN AMERICA

Deforestacion en la Amazonia imparable

Conocimiento científico internacional unido para preservar la Amazonia

Unos 160 expertos de los países panamazónicos e internacionales han reunido su conocimiento al servicio del "pulmón del planeta" con el Panel Científico por la Amazonia, para tratar de preservarlo.
    
La Amazonia es clave en la lucha contra el cambio climático: almacena alrededor de 130 mil millones de toneladas de carbono, casi el valor de una década de emisiones globales de dióxido de carbono
La Amazonia es clave en la lucha contra el cambio climático: almacena alrededor de 130 mil millones de toneladas de carbono, casi el valor de una década de emisiones globales de dióxido de carbono
La magnitud de los incendios del año pasado en la Amazonia de Brasil y Bolivia propició que una treintena de expertos de los países panamazónicos (Brasil, Colombia, Bolivia, Ecuador, Perú, Venezuela, Guyana, Surinam y Guyana Francesa), se reunieran en septiembre para elaborar el "Marco Científico para Salvar la Amazonía", que sirvió de insumo para el sínodo sobre la región que convocó el papa Francisco”, dijo a DW el científico colombiano Germán Poveda, integrante del comité de dirección científica del Panel Científico por la Amazonía, grupo que surgió a raíz de este encuentro y que se dio a conocer la semana pasada.
El Panel Científico por la Amazonía está elaborando una evaluación que será la revisión más exhaustiva del estado del "pulmón del planeta". El reporte está divido en tres partes. "En la primera vamos a explicar cómo funciona la Amazonia: su geología, su biodiversidad”, dijo a DW Andrea Encalada, de la Universidad de San Francisco, en Ecuador, y copresidenta del panel. "La segunda es de los efectos que tenemos los seres humanos sobre este ecosistema”, agregó.
La última parte incluye soluciones. Así, "el reporte pretende ayudar a generar la toma de decisiones basadas en información técnica y científica oportuna y actualizada”, apuntó el boliviano Daniel Larrea, coordinador del grupo Gentes de la Amazonía, en conversación con DW.
El panel evalúa y sintetiza lo mejor del conocimiento científico existente sobre la Amazonia, hogar de cerca de 35 millones de personas, incluidos más de 400 pueblos indígenas, cuyo conocimiento también será recogido en el informe
El panel evalúa y sintetiza lo mejor del conocimiento científico existente sobre la Amazonia, hogar de cerca de 35 millones de personas, incluidos más de 400 pueblos indígenas, cuyo conocimiento también será recogido en el informe
Una visión amplia y diversa de la Amazonia en declive
Compuesto por 160 expertos en ciencias naturales y humanas, y con balance de género, "muchos de los capítulos contarán con participación de líderes de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca del Amazonas”, agregó Larrea. "Sus percepciones son clave para entender los procesos socioambientales que ocurren en la Amazonia y encontrar soluciones consensuadas para el futuro de la región”, aseguró.       
Aunque la evaluación se publicará en marzo de 2021, "vamos a tener una primera versión la segunda semana de septiembre”, avanzó la copresidenta. No obstante, los entrevistados coinciden en que la situación actual es crítica. "Ya se ha se desforestado más de 17% de su bosque natural y los estudios indican que si se pasa de una deforestación de 25%, la Amazonia se podría convertir en una sabana”, alertó Poveda. 
Una realidad que ya acecha en la parte sur, desde Bolivia hasta el océano Atlántico, donde "la duración de la estación seca ya ha aumentado de tres a cuatro semanas en áreas fuertemente deforestadas y es alrededor de tres grados más cálida durante esta estación seca”, explicó a DW el brasileño Carlos Nobre, copresidente del panel. Además "el bosque también está perdiendo lentamente su capacidad de eliminar el dióxido de carbono de la atmósfera”, agregó.
Los expertos alertan que si se alcanza el fatídico porcentaje, será un punto de no retorno que "perturbaría no solo el clima de Sudamérica, si no del planeta”, alertó Poveda. "Por eso hay que detener la deforestación ya”, reclamó, reconociendo la dificultad que ello implica por los "grandes intereses económicos involucrados”.
La ampliación de la frontera agrícola y ganadera, así como la minería, son algunas de las causas de la deforestación en la Amazonia
La ampliación de la frontera agrícola y ganadera, así como la minería, son algunas de las causas de la deforestación en la Amazonia
Detener la deforestación
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, anunció días atrás la prohibición de usar fuego durante la estación seca en el sur y este de la Amazonia. "Es necesario verificar la efectividad de estas medidas”, consideró Nobre, agregando que "la ciencia moderna ya ha demostrado que no es necesario usar fuego para una agricultura eficiente”.
No obstante, "los llanos de Moxos y la Chiquitania son las zonas en la Amazonia boliviana que experimentan fuegos todos los años. Es una mezcla entre el fuego como un elemento natural que forma parte de la ecología de estos ecosistemas, junto con su uso mal planificado que ha provocado incendios forestales en gran magnitud”, lamentó Larrea.
Por ello, Encalada abogó por "moratorias de deforestación”. Además de esta acción, los científicos también reclaman acabar con los cambios de uso de tierra. "El principal producto de la Amazonia exportado a Europa es soja, utilizada como alimento para animales”, recordó Nobre. No obstante, "el 76% de la carne producida en la Amazonia brasileña se consume en Brasil. Así, el consumo responsable de brasileños, europeos, chinos sería uno de los frenos más importantes a la destrucción de la selva amazónica”.
Encalada abogó por restaurar las zonas deforestadas y “recuperar los procesos ecológicos y los servicios ambientales que ofrecen estos ecosistemas”. Por este motivo, “se quieren predecir cuales son los lugares que necesitan intervención rápida para no llegar a los puntos de no retorno”
Encalada abogó por restaurar las zonas deforestadas y “recuperar los procesos ecológicos y los servicios ambientales que ofrecen estos ecosistemas”. Por este motivo, “se quieren predecir cuales son los lugares que necesitan intervención rápida para no llegar a los puntos de no retorno”
Bioeconomía para conseguir vivir en armonía
"No queremos quedarnos solo en la parte de la denuncia, sino que queremos proponer un paradigma de desarrollo nuevo basado en la bioeconomía”, subrayó Poveda. Por ello, los científicos lanzarán una serie de propuestas en la parte final de la evaluación "que se puedan aplicar a nivel de gobierno, que tengan una incidencia política”, recalcó Encalada.
"La bioeconomía ha sido propuesta como una alternativa para la diversificación productiva y el agregado de valor al aprovechamiento de productos del bosque, productos agrícolas, incluso la agroindustria”, recordó Larrea, apuntando algunas experiencias en su país, como la recolección de castaña y la cosecha de asaí de varias comunidades campesinas e indígenas que habitan la Amazonia boliviana.
Nuevos medicamentos, cosméticos, edulcorantes y productos de la bioingeniería son algunas de las "joyas" que ofrece la riqueza del capital natural de los países amazónicos y que se presentan como la tabla de salvación para su preservación. 
Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW RECOMIENDA

Los trópicos perdieron 11,9 millones de hectáreas de bosques en 2019 según recoge Global Forest Watch. Entre la decena de países analizados se encuentran Brasil, Bolivia, Perú, Colombia y México.  
 NETWORK ECUADOR is a non profit organization where students, and volunteers can learn Spanish, and how to preserve the health, biodiversity and cultural diversity of Ecuador. Contact: ecotrackers@gmail.com

Los cambios extraordinarios que está produciendo pandemia en la medicina

El uso de un vaporizador con guaviduca podría ayudar a los pacientes que perciben sus primeros sintomas en casa y tremen ir al hospital

El uso de vaporizaciones con plantas que alivian la congestión respiratoria y efedrina como se usa en el asma puede ser una medida inmediata a pacientes que no pueden tener acceso a las UCI porque están saturadas.

Carmen Barbas, la doctora brasileña que contrajo covid-19 y fue salvada por el método de ventilación que ayudó a crear

Camen BarbasDerechos de autor de la imagenARQUIVO PESSOAL/CARMEN BARBAS
Image captionCarmen Valente Barbas es conocida internacionalmente por su contribución a la mejora de las técnicas de ventilación mecánica.
A mediados de abril, el reconocido patólogo de la Universidad de São Paulo (USP), Paulo Saldiva, habló en vivo por televisión sobre la epidemia del covid-19; no pudo evitarlo y comenzó a llorar frente a las cámaras.
"En ese momento, había personas que negaban la existencia o minimizaban el impacto de la enfermedad, así que fui a decirle a las gente que se cuidara porque nosotros en salud estábamos pagando un alto precio. Entonces recordé a Carmen y otros seres queridos y perdí un poco el control", le dice Saldiva, médico y profesor con 40 años de experiencia, a BBC News Brasil.
Para muchos en la comunidad de médicos que trabajan en los frentes de batalla contra el covid-19 en el país, el llanto de Saldiva no requería explicación.
La noticia de la hospitalización de la neumóloga Carmen Valente Barbas había circulado dentro y fuera de Brasil, sacudiendo la moral de las tropas en la guerra contra un enemigo poco conocido.
La médica de los hospitales Das Clínicas y Albert Einstein, investigadora y profesora con 60 años de edad y más de 35 años de carrera, es una experta internacional en ventilación mecánica, un método utilizado en el tratamiento de casos graves de covid-19.

Reconocimiento internacional

Hija del neumólogo y ex profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Pablo (USP) João Valente Barbas, Carmen siguió los pasos de su padre. Se graduó de la USP y comenzó su doctorado en ventilación mecánica en 1995.
En 1998, se publicó un estudio clínico dirigido por ella y su colega Marcelo Amato en el New England Journal, una revista científica estadounidense de alto impacto.
Paciente con covid-19Derechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionSe estima que el 5% de los infectados por el coronavirus requieren respiración asistida.
Hasta entonces, las posibilidades de que un paciente con enfermedad pulmonar aguda muriera por ventilación mecánica eran grandes.
En su investigación, Carmen y su grupo plantearon la hipótesis de que la ventilación en sí podría perjudicar los pulmones de los pacientes.
"Estábamos estudiando ventilación mecánica en pacientes con síndrome de incomodidad respiratoria aguda, SDRA", le dice Carmen a BBC News Brasil. "En ese momento, la tasa de mortalidad por este síndrome era del 70%. Los que trabajaban en cuidados intensivos se desanimaban porque la mayoría de los pacientes morían".
En ese momento, explica, los pacientes con el síndrome eran ventilados con el mismo volumen corriente (el volumen de aire que entra y sale del pulmón durante la ventilación mecánica) utilizado en cirugías.
"En la cirugía, cuando aplicas anestesia general, intubas y ventilas al paciente. Pero el pulmón dañado por ARDS tiene una distensibilidad menor, es más difícil. Cuando pones un alto volumen corriente, genera presiones muy altas en el sistema sistema respiratorio y terminas dañando más el pulmón ".
Carmen y su grupo comenzaron a ventilar a los pacientes con un volumen corriente más bajo, entre otros ajustes.
Al final del estudio clínico, el número de muertes entre los pacientes tratados con la nueva técnica se redujo al 40%. En 2000, un gran estudio estadounidense confirmó, también en el New England Journal, que el enfoque del grupo de USP era mucho mejor.
Desde entonces, la tasa de mortalidad de pacientes con SDRA se ha reducido aún más, al 30%. Y el equipo dirigido por Carmen y Amato ganó una voz internacional, ayudando a transformar la ventilación mecánica en el mundo.
Carmen BarbasDerechos de autor de la imagenARQUIVO PESSOAL/CARMEN VALENTE
Image captionCarmen Barbas siguió los pasos de su padre, también neumólogo.
La técnica se conoce hoy como ventilación pulmonar protectora.
"Carmen y su equipo son uno de los líderes de la comunidad mundial (de intensivistas y neumólogos)", le dijo a BBC News Brasil el italiano Paolo Pelosi, médico de cuidados intensivos y profesor de la Universidad de Génova en Italia, colega y amigo de la médico durante 20 años.
El tratamiento de pacientes en unidades de cuidados intensivos (UCI) es complejo, por lo que se necesitan varias estrategias diferentes, explica.
"La técnica propuesta por Carmen es parte de un conjunto de enfoques discutidos y aplicados en el mundo".
Lo que Carmen nunca hubiera esperado es que algún día la salvarían con la misma técnica.

Llegada de coronavirus

En marzo de 2020, los médicos brasileños comenzaron a darse cuenta de que el nuevo coronavirus era realmente peligroso.
"Al estudiar los virus durante muchos años, vimos que este nuevo virus es muy diferente, muy agresivo, sobrevive a temperaturas muy altas, lo que no es normal para los virus respiratorios", dice Carmen.
Cuenta que incluso escribió un artículo para la Sociedad Paulista de Terapia Intensiva alertando sobre Sars-Cov-2.
Debido a su edad y porque era hipertensa, Carmen estaba en el grupo de riesgo.
Dibujo de respiradorDerechos de autor de la imagenGETTY IMAGES
Image captionEl respirador no es una cura, pero permite es ganar tiempo para que el tratamiento haga efecto.
"Estaba tomando todas las medidas preventivas, cuidando a los pacientes con máscaras, sin permitir que se acercaran demasiado. Con mis colegas, fui una de las primeras en decir, 'no te acerques, mantengamos nuestra distancia'. Dejé de besar a los colegas, de darle la mano a los pacientes, siempre andaba con el gel de alcohol colgando de la bolsa".
Los primeros síntomas aparecieron el 19 de marzo.
"Empecé a tener un poco de dolor de garganta, un poco de tos, un dolor corporal muy importante".
Ella no estaba cuidando a pacientes con coronavirus, pero comenzó a cansarse mucho.
"Todo lo que hacía me producía una fatiga absurda. 'Me está pasando algo extraño', dije".
Carmen fue al hospital para pedir que le hicieran la prueba. Sin los síntomas clásicos (no tenía fiebre ni oxígeno bajo), tuvo que insistir. La prueba se realizó el día 23. El resultado llegó el día 27: la doctora había contraído el covid-19.
"Lo vi en la computadora: positivo. Llamé a colegas pidiendo que me admitieran porque estaba muy cansada".
Gustavo Faissol JanotDerechos de autor de la imagenARQUIVO PESSOAL/GUSTAVO FAISSOL JANOT
Image captionGustavo Faissol Janot, jefe del equipo que intubó y cuidó a Carmen durante su ingreso en la UCI del Hospital Albert Einstein.

Dilema

Carmen fue al hospital Albert Einstein, donde ha trabajado durante más de 30 años como intensivista. Inicialmente, su condición no era crítica, así que la enviaron a la enfermería. Pero como es común en pacientes con covid-19, su condición empeoró rápidamente.
"Fui hospitalizada el 27 de la noche. El 29 de la mañana, me llevaron a la UCI y me intubaron porque tenía una insuficiencia respiratoria grave".
Ella había dedicado su carrera a los pacientes, la enseñanza y la ciencia. Ahora Carmen confió su propia vida a la técnica que había ayudado a desarrollar y a los médicos que había entrenado.
"Fui a la UCI. Todos mis colegas ya estaban allí, gente conocida", recuerda Carmen.
"Cuando te sientes mal, quieres aliviarte. Estaba tan incómoda, tan sin aliento, que cuando me anestesiaron, me alivió".
Antes de perder el conocimiento, cuenta, escuchó las palabras de la anestesióloga Roseny Rodrigues: "Puede estar segura de que la cuidaremos bien".
Al frente del equipo que la intubaría y se encargaría de la ventilación mecánica de Carmen estaba un ex estudiante de doctorado de la médica, el intensivista y médico general de Río de Janeiro, Gustavo Faissol Janot. Ha trabajado con Carmen durante 16 años.
"Carmen siempre ha sido nuestra gran mentora. Verla enferma, necesitando intubación, fue uno de los momentos más difíciles, quizás el más difícil, de mi carrera", le dice Janot a BBC Brasil.
La presión sobre él era tan grande que Janot decidió abandonar la sala.
"En ese momento, dada mi proximidad con ella, pedí no estar presente en la intubación", dice.
"Cuando uno está emocionalmente involucrado con la persona, tiende a evitar realizar procedimientos invasivos porque puede cambiar la forma en que realiza el procedimiento y poner en riesgo al paciente", explica.
Roseny Rodrigues se hizo cargo de la tarea. Después de la intubación, Janot regresó a la UCI.
Ahora, de acuerdo con los principios de ventilación pulmonar protectora, era necesario ajustar el respirador para ventilar suavemente el pulmón de la paciente, evitando daños en el órgano, y monitorear cuidadosamente su progreso, las 24 horas del día.
Janot recuerda que fue difícil dormir esa noche.
"A las 3 de la mañana, me desperté y salté de la cama. Había soñado con Carmen diciendo: 've a revisar mis exámenes, no me dejes'. Así que fui a la computadora para revisar los exámenes en la madrugada".
Carmen Barbas con su colega y profesor en la Universidad de Génova Paolo Pelosi durante una reunión internacional de médicos de cuidados intensivos en Río de Janeiro.Derechos de autor de la imagenPAULO PELOSI
Image captionCarmen Barbas con su colega y profesor en la Universidad de Génova Paolo Pelosi durante una reunión internacional de médicos de cuidados intensivos en Río de Janeiro.

La noticia reverbera en el extranjero

Ese mismo domingo, en Génova, Italia, el colega y amigo de Carmen Paolo Pelosi recibió un mensaje en su teléfono celular.
"Todas las noches, hablaba con amigos de todo el mundo para averiguar cómo estaba evolucionando la pandemia", dice Pelosi. "En Italia, tuvimos covid-19 unos 25 días antes que los otros países, y yo estaba apoyando a mis colegas".
"Entonces, llegó un mensaje de un colega en Brasil. Era casi medianoche: Carmen fue hospitalizada y será intubada", recuerda Pelosi.
"Cuando tratas a un paciente, es como si estuvieras protegido, no te afecta. Es un recurso psicológico, una actitud que te permite reaccionar ante esa situación", explica. "Pero cuando le sucede a un amigo y colega, es como si te estuviera sucediendo a ti".
Gustavo Janot trata de explicar la sensación de consternación que afectó a muchos médicos, entre ellos, el experimentado Paulo Saldiva, el ex maestro de Carmen, que había llorado en el programa de televisión:
"Primero, por el tipo de persona que es, con buen corazón, incansable en la enseñanza y la ayuda", dice.
"Segundo, por lo que representa en ventilación mecánica. Tercero, porque ella es una de nosotros. Y nosotros, los médicos, en la línea del frente, estamos todos asustados".
Con la experiencia adquirida en más de 30 años de práctica e investigación, Carmen Valente era muy valiosa para los equipos de médicos que luchaban en la primera línea contra el covid-19. Y nadie podía contar con ella ahora.
"¿Quién no querría poder preguntarle qué hacer en ese momento?", dice Janot.
Síntomas de la covid-19
"Hoy tenemos una experiencia de meses. No solo nuestra, sino también de europeos, estadounidenses, canadienses. Hay un gran intercambio de información en la comunidad científica a este respecto", explica.
Carmen Valente dejó la ventilación mecánica después de una semana, pero permaneció hospitalizada por otros 18 días. En ese período, llovieron mensajes de alivio.
Una mañana, recibió una visita de su colega y amigo Marcelo Amato, que había seguido de cerca su caso.
"Recuerdo que ya estaba sin tubos y apareció al amanecer y habló conmigo. Me habló de los colegas internacionales que habían enviado mensajes. Me contó que un médico que siempre nos ayudó, que trabaja y vive en Miami, lloró como un niño cuando se enteró de que el coronavirus me tenía entubada".

De vuelta al trabajo

Carmen fue dada de alta del hospital el 20 de abril. A principios de junio, sin secuelas, pero aún sometida a fisioterapia, regresó al trabajo.
Ella dice que no sabe cómo contrajo a covid-19, pero no cree que fue durante la atención.
"(Creo que pillé el virus de) alguien infectado asintomático y que se acercó mucho, o dentro del ascensor en el hospital", dice.
Por esto, todo cuidado es poco. Está tratando pacientes con coronavirus, y usa todo el equipo de protección personal.
"Ellos (los científicos) no están seguros de si la inmunidad que adquieres después de enfermarte es permanente y si te defiende si te expones a una carga muy alta (del virus)".
Reducir contagio coronavirus
"A veces llego a lugares y la gente viene a besarme. Yo digo que no. '¡Pero si ya la tuviste!' Pero hasta que estemos seguros de las cosas, mantendremos el aislamiento".
Carmen bromea, diciendo que ella era "una especie de neurótica" después de su encuentro con el coronavirus.
"Creo que el gran problema con este virus es que no sabemos dónde está", reflexiona.
"No sabemos dónde están las personas asintomáticas que son positivas. Están circulando. Tenemos que hacer pruebas, diagnosticar quién tiene el virus y aislar a esas personas durante 14 días hasta que se reduzca la transmisión".

Enfrentando a covid-19 en Brasil

Invitada a dar una opinión sobre las políticas para combatir la pandemia en Brasil, Carmen hizo algunas recomendaciones.
Primero, necesitamos informar bien a la población.
"Los servicios de prensa y el gobierno tienen que ser muy transparentes. La gente ve que está ocurriendo un problema. No quieren ver la realidad de las cosas", dice.
"Es muy importante ver la realidad de las cosas y ser transparente".
"La población necesita comprender que tienen un virus altamente infeccioso, que el 5% evolucionará a la intubación. Solo el 5%".
"Creo que eso tranquiliza a la población. Pero necesitan saber que la enfermedad es un hecho".
Con la población haciendo su parte, queda por organizar mejor la atención y capacitar a los profesionales, comenzando con la detección de pacientes.
"El paciente con dolor corporal y fiebre no necesita ser hospitalizado, solo el 15% que tiene una afección respiratoria más grave debe ser hospitalizado", explica.
El siguiente paso es formar los equipos que intubarán y ventilarán el 5% de este grupo que necesitará ir a la UCI.
"Necesitamos personas que sepan intubar, que sean anestesistas", sugiere.
"También necesitamos radiólogos para hacer una ecografía de tórax y una tomografía para detectar quién tiene enfermedad pulmonar".
Finalmente, es necesario capacitar a los médicos de la UCI. "Necesitan saber que es grave y que hay algunas cosas que deben hacerse para prevenir una lesión pulmonar", explica.
Carmen dice que tanto en el Hospital das Clínicas como en Albert Einstein, la mortalidad entre los intubados -la cifra es de junio- fue inferior al 20%.
"Puedes aprender si tienes entrenamiento. Necesitas tener esta buena voluntad para entrenar", concluye.
Línea
Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

ECOTRACKERS NETWORK ECUADOR is a non profit organization where students, and volunteers can learn Spanish, and how to preserve the health, biodiversity and cultural diversity of Ecuador. Contact: ecotrackers@gmail.com